Del 16 de diciembre al 28 de febrero de 2016

Fundación MAPFRE presenta la primera gran retrospectiva que se realiza de la obra de Paz Errázuriz, una de las fotógrafas chilenas con mayor proyección internacional que ha representado a su país en la última Bienal de Venecia.

Paz Errázuriz

La obra fotográfica de Paz Errázuriz irrumpe en su país, Chile, en un contexto político –primera mitad de los años setenta- dominado por la brutalidad de la dictadura de Pinochet. Sus primeros pasos están marcados por una situación social de enorme zozobra y fragilidad para las vidas de quienes no apoyaron el golpe de estado. Salir a la calle pertrechado con una cámara podía suponer sin duda un riesgo para quien quisiera captar la realidad, y una amenaza también para los detentadores del orden marcial. Era todavía menos habitual ver entonces a una mujer desempeñar una tarea inquisitiva como es la práctica fotográfica.

Paz Errázuriz

Haber vivido la privación de libertad de movimiento en un país sumido desde 1973 hasta 1990 en la dictadura puede sin duda espolear la búsqueda de las razones que llevan al confinamiento de determinadas personas.

Estos motivos indujeron a Paz Errázuriz a visitar en repetidas ocasiones el hospital psiquiátrico Philippe Pinel de Putaendo a doscientos kilómetros de distancia de Santiago. En dicho lugar se encontró con personas desatendidas por sus propias familias. Y allí hizo dos conjuntos de fotografías, El infarto del alma (1992-1994) yAntesala de un desnudo (1999).

Paz Errázuriz

Paz Errázuriz

Las edades extremas de la vida (niñez y vejez) son las más frecuentadas por la artista despuntando también una mirada critica hacia la infantilización social que afecta a los ancianos, sin obviar otras cuestiones cómo la presencia del trabajo en las personas mayores. Consciente del culto a la juventud y a la belleza normativa imperante en nuestra época, la actitud audaz de la fotógrafa le ha llevado a adentrarse en un asunto tabú como el de la desnudez desinhibida de algunas personas de edad avanzada o en el del disfrute del tiempo de ocio.

Paz Errázuriz

Muy pronto en su trayectoria tuvo Paz Errázuriz contacto con el mundo de la prostitución femenina. Sin embargo, entre 1982 y 1987 dedicó gran parte de su tiempo a frecuentar a un grupo de hombres que se travestían y prostituían en distintos burdeles de Santiago y Talca. Unos hombres de los que abusaba la policía ejerciendo la violencia (injurias, acoso, vejaciones, palizas, torturas).